Abogados y activistas piden tener precaución ante posibles estafas

Abogados y activistas piden tener precaución ante posibles estafas relacionadas con nuevo plan migratorio de Biden

Luis Alfredo Ledezma
Por Luis Alfredo Ledezma 4 Min de Lectura
4 Min de Lectura
Abogados y activistas piden tener precaución ante posibles estafas relacionadas con nuevo plan migratorio adoptado, vía orden ejecutiva
Archivo

Abogados y activistas piden tener precaución ante posibles estafas relacionadas con el nuevo plan migratorio adoptado, vía orden ejecutiva, por el presidente de EEUU, Joe Biden.  

«No es tiempo de pagarle a ningún abogado. No pague honorarios, porque todavía no sabemos a dónde se van a mandar las aplicaciones, cuánto va a costar y cuáles serán los requisitos detalladamente», exhortó durante una entrevista concedida a la Voz de América (VOA) el abogado Alex Gálvez.  

LEA TAMBIÉN: ASÍ JUSTIFICÓ BIDEN EL PLAN MIGRATORIO QUE PROTEGE A INDOCUMENTADOS CASADOS CON ESTADOUNIDENSES

Además, recordaron que la medida podría enfrentar demandas en cortes federales.  

«Hay que mirar que sea una persona (abogado) que se especialice en proceso de migración, porque esto va a crear muchas confusiones», advirtió Héctor Quiroga, también abogado especializado en inmigración. 

Asimismo, recordaron que si Biden pierde las elecciones presidenciales de noviembre ante el republicano Donald Trump, el exmandatario podría revocar la medida que beneficia a los cónyuges de ciudadanos estadounidenses.  

«Si el presidente Biden llega a perder y gana Trump, él puede quitar todo esto porque son medidas ejecutivas y hasta que no actúe el Congreso, nada será permanente», explicó Abel Núñez, director de Carecen. 

SOBRE EL PLAN DE BIDEN  

Lo que se sabe, es que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) comenzará a implementar a finales del verano de este año un proceso que “asegurará que los ciudadanos estadounidenses y sus parejas no ciudadanas, así como sus hijos, puedan mantener a su familia unida”.  

Aunque la legislación vigente establece que los migrantes indocumentados que estén casados con un ciudadano estadounidense pueden solicitar la residencia permanente legal a través de su matrimonio, muchos de ellos deben salir primero del país. Esto, para poder hacerlo y esperar a ser procesados en el extranjero. Ya no será así.   

“Esto resulta en un período prolongado, potencialmente indefinido, de separación de sus familiares ciudadanos de Estados Unidos, lo que causa enormes dificultades a todos los interesados”, se destacó el comunicado del Gobierno federal.   

En concreto, quienes sean aprobados, tendrán acceso a un permiso de permanencia temporal en el país por tres años. Esto último, para que en ese tiempo inicien la solicitud de residencia permanente. Durante ese lapso, serían elegibles para permisos de trabajo. 

Este beneficio se extenderá a sus hijos menores de 21 años, permitiendo que las familias permanezcan unidas y eviten la separación.  

En concreto, el plan de Biden busca “fortalecer la unidad familiar”. Específicamente, implementar procesos de libertad condicional a personas que tengan la nacionalidad de Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras y Ecuador.   

Igualmente, con el plan se busca actualizar y modernizar los procesos de libertad condicional para ciudadanos de Cuba y Haití.   

¿QUIÉNES PUEDEN BENEFICIARSE?

Pero, en concreto, en relación con quiénes se pueden beneficiar, estas son algunas de las categorías para los solicitantes:  

  1. Quienes tengan por lo menos 10 años viviendo en Estados Unidos podrán recibir la residencia permanente, es decir, la Green Card. No será necesario que abandonen el país. 
  2. Ser cónyuge de un ciudadano estadounidense.  
  3. Hijos o hijas adoptivos de ciudadanos estadounidenses menores de 21 años (se calcula que son alrededor de 50 mil personas).  
  4. Dreamers: inmigrantes ilegales que hayan estudiado la universidad, tengan un título de educación superior estadounidense y una oferta de trabajo por una empresa estadounidense. Recibirán una visa de trabajo en máximo dos semanas.   
Compartir este artículo