COMPARTIR

La Real Sociedad tratará de lograr un nuevo triunfo en casa ante el Barcelona y confirmar que es su bestia negra, ya que los azulgranas no ganan en San Sebastián desde 2007 y han encajado cuatro derrotas en los últimos cinco años.

Los donostiarras, sin otro objetivo que el de mejorar algún puesto en la clasificación y terminar de cerrar la permanencia, conocen el camino para ese triunfo y podrían darle vida a la Liga en el tramo final de la competición.

El conjunto vasco, tras su victoria en el Sánchez Pizjuán, está con la moral a tope pero su objetivo de hacer doblar la rodilla a los blaugranas choca con las importantes bajas con las que afrontará este partido.

No quiere que le acorten diferencias

Los azulgranas no quieren debilitar más su liderato y esperan seguir manteniendo a raya al Atlético de Madrid y al Real Madrid, sus más inmediatos perseguidores a seis y siete puntos respectivamente.

Lo intentará en un escenario que en los últimos años no le ha resultado propicio, pues el Barça nunca ha ganado en San Sebastián desde que la Real Sociedad regresó a Primera hace seis temporadas.

Con amargo recuerdo para el conjunto catalán. De hecho, la derrota del año pasado (1-0) sirvió de punto de inflexión al equipo de Luis Enrique. Un tanto en propia puerta de Jordi Alba en el minuto 2, la incapacidad de darle la vuelta al marcador y la suplencia de Lionel Messi tras la vacaciones de Navidad abrieron el debate sobre la idoneidad del nuevo proyecto del técnico asturiano.

Pero, a partir de ahí, la reacción del Barcelona ya es de sobras conocida. Los azulgranas enderezaron el rumbo, despejaron las dudas y cerraron el curso con su segundo triplete: Liga, Liga de Campeones y Copa del Rey.

Saldrá al terreno con variantes

El Barça aspira a un triunfo que además le rearmaría moralmente para afrontar la próxima semana la vuelta de los cuartos de final de la ‘Champions’ en el Calderón.

Lo intentará sin su hombre gol, el uruguayo Luis Suárez, que cumplirá un partido de sanción por acumulación de tarjetas. Jérémy Mathieu, Aleix Vidal y Sandro Ramírez son bajas por lesión, mientras que Adriano Correia vuelve a estar disponible tras recibir el alta médica.

Además de la ausencia en el tridente ofensivo de Súarez, que seguramente será cubierta por Munir el Haddadi, Luis Enrique podría introducir alguna variación más en el once ante la cercanía del trascendental partido de la Liga de Campeones.

Así, el técnico barcelonista podría dar entrada a Arda Turan o Sergi Roberto para refrescar la medular, donde Andrés Iniesta o Sergio Busquets podrían tener descanso.

Con información EFE.